Altxa ezak burua

Cada generación hace una promesa a la siguiente: plantea lograr un objetivo por encima de todo y su camino es la lucha que les lleva a intentar alcanzarlo.

La generación anterior a la nuestra nos hizo la promesa de recuperar el sistema democrático, empezar a construir el Estado del Bienestar y, en Euskadi, además, desarrollar el autogobierno. Y lo cumplieron.

Cuando hace doce años, en el Congreso del Kursaal, fui elegido Secretario General sólo dos días antes, ETA había asesinado a Juan Priede en Orio.

Y allí mismo hicimos la promesa de conquistar la libertad y derrotar para siempre al terrorismo. Ésa fue la promesa de los Socialistas de mi generación.

Hemos cumplido nuestra mayor promesa, pero hemos dejado en el camino compañeros y compañeras que pagaron con su vida nuestro triunfo.

Y vencimos el miedo a nuestros miedos frente un nacionalismo que quería la uniformidad radical de la ciudadanía, que negaba la condición de ciudadanos iguales a los ciudadanos y ciudadanas vascos.

Y supimos gobernar sin los nacionalistas.

Mantuvimos todos los servicios públicos, con la misma calidad, en las peores circunstancias. Y fue el Gobierno Socialista de Euskadi el que hizo el mayor esfuerzo en revitalizar la economía de nuestro país. Ha sido el Gobierno Socialista de Euskadi el que ha hecho las mayores inversiones en I+D+i y ha dedicado mayores recursos para ayudar a las empresas vascas.

Pero es evidente que también hay cosas que hemos hecho mal.

La socialdemocracia europea, la española y la vasca tenemos nuestros propios pecados. Hemos cedido más de lo debido a los cantos neoliberales.

Hemos abandonado el control de la economía en manos de unos especuladores sin alma. Y cuando esa economía, como en estos momentos, se hace con el control del poder y nos impone a todos sus dogmas de fe, que atacan la base misma del contrato social en el que creíamos vivir, nos hemos visto incapaces de plantarle cara.

Y cuando nos critican esto las personas de izquierdas, tienen razón.

Por eso aunque la derecha no ha ganado, los Socialistas hemos perdido. Los acontecimientos nos han sobrepasado.

Y en estas elecciones europeas hemos visto el resultado de años evitando tomar decisiones que algunos creían traumáticas, pero que eran imprescindibles. Porque resulta que el trauma era seguir haciendo lo mismo de siempre.

Debimos tomar medidas antes, pero ahora ya no nos queda más remedio.

Ahí afuera tenemos nuevas preguntas para las que no podemos seguir dando respuestas viejas.

La crisis institucional en España

Es evidente que estamos inmersos en una gran crisis institucional en España que tiene dos orígenes diferentes: la deslegitimación del sistema y el órdago de los nacionalismos.

Nosotros hemos planeando la reforma constitucional, fundamentalmente para hacer frente a los problemas territoriales. Yo creo, sin embargo, que la crisis institucional es mucho más profunda, y la reforma constitucional debe adquirir un significado más global. La reforma constitucional deber servir sustancialmente para estructurar y dar forma política a un nuevo pacto ciudadano, a un nuevo consenso sobre la convivencia y el futuro de este país.

Y debe ser en este sentido constituyente de un nuevo modelo que legitime de nuevo el sistema y que busque adhesiones que ahora ha perdido.

Y estoy convencido de que no habrá legitimación, si no definimos un sistema en el que haya un reparto igual para todos, tanto de cargas como de beneficios.

No hay sistema democrático que se sostenga si en él se consolida una desigualdad tan brutal como la que se está instalando en estos tiempos de crisis.

Y no debiéramos tener miedo a esto. Al revés, si no lo hacemos nosotros, puede que se haga de mala manera, de la mano de un enorme descontento que puede llegar a estallar.

Por lo tanto, un nuevo pacto ciudadano que defina un nuevo modelo, legitimado y con proyección de futuro.

La crisis económica

Es una realidad a la que le tenemos que hacer frente con realismo, pero también con audacia y desde posiciones de izquierda que no pueden estar acomodadas en los designios de un mercado que funciona sin más límites ni controles que los que él nos quiere imponer a los demás.

Los gobiernos deben tomar el control de la economía y no dejarla en manos de los capitales especulativos, deben hacerlo sin miedos y sobre todo, deben entender la economía como un bien público que debemos poner al servicio de la sociedad.

La crisis global de la izquierda

Sigue habiendo en España más gente de izquierdas que de derechas, pero los ideales de izquierda se han quedado sin voz, y por eso una parte se ha convertido en grito.

Debemos recuperar nuestro espacio. El espacio de una izquierda transformadora. Y para eso es imprescindible recuperar el pulso de la calle. Acercarnos, abrirnos, conectar con los que hoy sufren porque son los que dan sentido a nuestro proyecto. Y buscar la corresponsabilidad de esas clases medias que ven con preocupación el deterioro de sus vidas, porque darán legitimidad a nuestra alternativa.

Redefinir el Estado de Bienestar para el nuevo siglo

Si nuestro gran patrimonio es el Estado del Bienestar, debemos reconocer que la izquierda no ha sido capaz de adecuarlo a los nuevos tiempos. Debemos de interiorizar que si no hacemos nada, al final puede que sea verdad que sea insostenible y entonces, quienes quieren dinamitarlo, porque no lo necesitan, porque tienen recursos y fortuna suficiente como para proveerse de todos sus servicios y prestaciones, nos habrán ganado.

Es necesario hacer reformas profundas para garantizar su futuro, adaptarlo a las nuevas demandas a las nuevas realidades. Y sostenerlo también hablando de los ingresos necesarios para hacerlo, es decir, proponiendo una nueva fiscalidad, mucho más acorde con la de esos países a los que siempre nos hemos querido parecer por la calidad de sus prestaciones.

Y es que, esencialmente, no tenemos un problema de gasto, sino de ingresos.

La defensa de la pluralidad y de la libertad de identidad

Y en Euskadi tenemos también el problema de aquellas propuestas nacionalistas que pueden llegar a ser realmente un problema para la convivencia entre iguales.

Es un problema al que le tenemos que mirar de frente sin complejos y ofrecer una alternativa de convivencia democrática en Euskadi.

Se dice que hay un problema de Cataluña y de Euskadi con España. Pero no es verdad. Seguramente es bueno empezar a llamar a cada cosa por su nombre. Lo que hay es un problema de los nacionalistas catalanes y vascos con las instituciones democráticas comunes y con la ciudadanía propia que no es nacionalista.

Y los nacionalistas nos están ganando en el debate público.

Y tenemos que reaccionar en el debate público sin complejos y también en el ámbito de las propuestas políticas institucionales.

La nuestra debe ser una propuesta para unir. Para definir la convivencia de los distintos. Para construir un país entre todos y no unos contra otros.

Y un nuevo Partido para un nuevo tiempo

Necesitamos un nuevo Partido para un nuevo tiempo. Es verdad que esto lo hemos dicho otras veces. Pero resulta ya inaplazable.

Algo estamos haciendo mal, cuando miles de ciudadanos y ciudadanas salen a la calle indignados por las injusticias del actual modelo; salen a defender, en el fondo, todo aquello que construimos los Socialistas y no está el Partido Socialista detrás de esa convocatoria.

Algo estamos haciendo mal, cuando la izquierda gana unas elecciones, en las que el Partido Socialista es el gran derrotado.

Y el problema no es que haya otros que cojan nuestras banderas. El problema es que haya tanta gente que piense que las ondea contra nosotros.

Pero las nuevas respuestas, para tener credibilidad tienen que tener también nuevas personas.

Nuevo equipos que reorganicen el partido, que elaboren una alternativa ciudadana y busquen esas nuevas personas para que lo defiendan en la sociedad vasca.

Ése es nuestro gran reto.

“Altxa ezak burua”, decía un viejo verso. Levanta la cabeza con orgullo Partido Socialista de Euskadi porque aún nos quedan muchas batallas por ganar.

2014-07-30T12:38:44+00:00 04/06/2014|Blog|12 Comments

12 Comments

  1. Alberto Ortiz de Zarate 04/06/2014 at 12:39 - Reply

    Gracias por la autocrítica y por todo lo realizado. Nos vemos en las redes y en la calle.

  2. jon joseba hernández 04/06/2014 at 13:44 - Reply

    Sr. Patxi López Álvarez:
    Quisiera comentarle a Vd. con el debido respeto dónde está a mi modo de ver la verdadera causa de la sucesiva pérdida de votos de su partido en Euskadi. Una pérdida de votos que intuyo que continuará a futuro de no variar el rumbo en lo que se refiere a su discurso sobre la territorialidad y el derecho a decidir.
    No es la primera vez que me animo a escribir en su blog, esto ya lo he comentado aquí durante años en varias ocasiones, pero ahora vuelvo a animarme debido a que parece que elección tras elección el tiempo va dándome la razón.
    Verá Vd., no parece lógico que en un país como el nuestro en el que con todo el derecho y toda la legitimidad algunos/as se sienten vascos/as y otros/as españoles/as su formación SOLO quiera representar a una parte. Eso equivale a ahuyentar por la vía de hecho a la otra parte, parte que, a la vista está, es claramente mayoritaria, unos dos tercios aproximadamente.
    Creo que un partido verdaderamente democrático y realmente de izquierdas debería aspirar a representar a CUALQUIER ciudadano/a de este país. Sin embargo el PSE-EE se pasa la vida tratando de hacer política “anti-nacionalista” vasca y se convierte de hecho en una formación ultra-nacionalista española de lo más recalcitrante. Es algo que no se entiende.
    No voy a negar yo que mientras duraron los años más horribles de ETA esa postura en determinados ámbitos no supusiese algún tipo de ventaja de cara a tratar de acotar el ascenso que por aquel entonces experimentaba el PP, pero parece claro que a día de hoy afortunadamente ETA está finiquitada y aquellas políticas que se pusieron en marcha en su contra más que amortizadas.
    El cuerpo electoral del país se va desplazando debido al paso del tiempo y muchas de aquellas personas que votaban al PSE durante los años 80 ya no caminan entre nosotros a día de hoy pues han ido pasando a mejor vida.
    ¿Se puede creer alguien que digamos dentro de 10, 15, ó 20 años, cuando el recuerdo del sufrimiento causado en nuestro país por el terrorismo (aquí incluyo al franquismo, a ETA, a los GAL, el terrorismo de estado…) se vaya diluyendo en la memoria de todos/as vaya a haber algún/a joven que acuda a votar por primera vez y que encuentre atractiva a una formación política que no reconozca a los/as vascos/as su derecho a decidir que tipo de relación desean mantener con España?
    Se lo pregunto porque ya a día de hoy es tarea bien difícil encontrar jóvenes semejantes. Parece que de no haber un cambio rotundo en relación a esto el electorado proclive a votar PSE-EE siempre será un electorado menguante por puro imperativo vital, según vayan pasando a mejor vida al no recibirse nuevas incorporaciones… ¿hasta que muera el/la último/a socialista?
    Mire Sr. López, se entiende perfectamente que el PSE no es una formación independentista, yo no tengo dudas sobre ello, pero lo que no se entiende es que no se respete a la población y se trate de hurtarles el derecho que les asiste a decidir si desean seguir siendo una autonomía española ó si por el contrario prefieren ser un país vasco y constituirse como un estado más dentro de la Unión Europea y con su propia representación ante la ONU.
    Voy a darle un dato a Vd. y esto es objetivo: en estas elecciones europeas en la Comunidad Autónoma Vasca la suma de votos PSE-PP-UPyD apenas alcanza un 26% del voto emitido, por favor efectúe Vd. la suma con su calculadora. Eso quiere decir que tan solo uno/a de cada cuatro vascos/as apoya a las formaciones que se empecinan en no respetar el derecho a decidir.
    Será interesante efectuar ese calculo después de las elecciones al parlamento vasco, que vendrán después del referendum en Escocia y de la consulta en Catalunya, máxime cuando sabemos que en las elecciones europeas es donde las formaciones de ámbito estatal obtienen teóricamente sus mejores resultados. ¿Qué cree Vd. que pasará?
    Siento haberme extendido tanto aunque entiendo que el tema lo merece. Entre tanto permaneceremos a la espera de que su partido rectifique ese aspecto tan determinante de su política para el futuro de nuestro país.
    Reciba Vd. un cordial saludo.

    • Eukene 07/06/2014 at 14:39 - Reply

      Muy bien expuesto, defraudan a los socialistas de pro, y el derecho a decidir es tan básico que no hace falta que esté reconocido en ninguna constitución de pacotilla. Egunon

      • Eukene 07/06/2014 at 14:53 - Reply

        Libertad de Expresión, mi mensaje en espera de aprobación

    • Tomas Anjel Gonzalez Gonzalez 07/06/2014 at 15:14 - Reply

      Yo con toda consciencia creo que el derecho de autodeterminacion de los pueblos tambien es conveniente para las y los socialistas vascos. Luego de ejercido veremos el posicionamiento mas generalizado. Es evidente que tenemos que seguir construyendo nuestra realidad cada dia y tambien que admiro el valor y el coraje de personas como Jon Joseba quienes sabedaores de que nada nos sera facil trata por todos los medios de establecer puentes de entendimiento.

  3. XABIER INTZA 04/06/2014 at 22:12 - Reply

    Las mismas sinsorgadas de siempre.
    Gobernasteis tan bien en Euskadi que la ciudadanía vasca salió en masa a votaros para que siguierais en el gobierno…..jo,jo,jo….
    La ciudadanía vasca no os perdona el haber llegado a la lehendakaritza por pucherazo,mintiendo descaradamente en campaña y de la mano de la derechona.No os perdona el haber aprovechado la trampa y la mentira para,desde la minoría absoluta,intentar gobernar de manera sectaria y completamente alejada de la realidad sociopolítica vasca a la inmensa mayoría…..déjate de sinsorgadas y reconoce de una vez la realidad,o mejor,no lo hagas,y sigue hundiendo a tu partido.No sabes lo que me hace disfrutar….
    Sigue en la luna,sigue engañándote y engañando a los tuyos.Es el camino más derecho al abismo.Ya os falta poco,ánimo.

  4. Gorka 05/06/2014 at 01:09 - Reply

    Hola señor republicano…jajajajaja

  5. Alberto Maruri 05/06/2014 at 12:37 - Reply

    Todo esto me parece muy bonito.
    Pero ¿cuál es la solución q propones?
    El pueblo esta desilusionado y eso haber como se puede cambiar y q la gente vuelva a tener en valor a nuestro partido.
    Hemos dejado de lado a la gente y sólo nos hemos preocupado de los votos.
    Yo Patxi te conozco y soy de Portugalete.
    Estuve en la despedida de soltero de Niko comiendo con todos vosotros y tengo un buen recuerdo ahora no veo entre los dirigentes ese calor.
    Algo falla y lo dice un veterano.
    Un saludo y hasta cuando tu quieras.

  6. Joseba 10/06/2014 at 19:03 - Reply

    Mal panorama se presenta para el PSOE si persiste en seguir en el bloque PP, C’s,,UP y D o la España en Marcha. Al PSOE no le va a quedar discurso después del voto al nuevo rey.

    El aparato del PSOE va camino de enterrar al partido y su historia.

    Ojalá reencuentren elcamino del pueblo trabajador vasco, que es políticamente muy activo sindical, social y politicamente. Un saludo.

  7. andoni 16/06/2014 at 16:12 - Reply

    Vergonzoso, todo el PSOE votando a un rey, respeto para Elorza, vuestras profundas raíces republicanas deben haberse diluido en la tierra de no regarlas.

  8. emaldi 18/06/2014 at 14:51 - Reply

    Increíble pero cierto, el PSOE vuelve a ser marxista, pero de Groucho Marx.; tengo unos principios pero si no te gustan los cambio por otros.

  9. andoni 19/06/2014 at 15:50 - Reply

    “El riesgo potencial que puede suponer la exhibición de banderas o símbolos republicanos y una concentración reivindicando la República es suficiente, según la policía y el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, para impedirlos.”
    Y ahí esta el PPSOE admitiendo todo, monárquico, censurador, vergüenza, vergüenza , vergüenza, luego se asombran cuando los vascos queremos poner distancia con ese país vecino que lo mismo pone el brazo en alto con Franco, levanta el puño, o se arrodilla delante de un rey. VERGUENZA.

Leave A Comment Cancelar respuesta