Bajar los impuestos no es de izquierdas

Estoy harto de oír a la derecha neoliberal que cuanto menos Estado, más libertad para los ciudadanos. No es cierto.

Yo apuesto por un Estado capaz de cumplir su doble función de redistribución de renta y participación y colaboración en la economía productiva.

Un Estado que recupere el poder de la política, una Administración capaz de cumplir la promesa de igualdad de oportunidades para sus ciudadanos y ciudadanas.

Un Estado que ofrezca a su ciudadanía una seguridad vital que sea garantía de certidumbre y dignidad a los largo de su vida.

Y un Estado que utilice la fiscalidad como la gran herramienta de equidad que es.

Vamos a dejar algo claro: bajar impuestos no es de izquierdas, es recortar recursos a las instituciones públicas, es renunciar a la redistribución de la renta colectiva.

Claro que no propongo subir impuestos a los trabajadores y a las clases medias sobre quienes hemos cargado la mayoría de los sacrificios de esta crisis (porque eso tampoco es de izquierdas). Pero sí perseguir a quienes defraudan, hacen trampas, llevan sus fortunas a paraísos fiscales, hacen contratos fiscales a la carta o juegan a la elusión para no aportar lo que les corresponde al bienestar colectivo.

Miremos los fríos datos. Para poder mantener una sociedad igualitaria y garantizar el crecimiento interno, los ingresos del conjunto de las administraciones deben rondar el 50% del PIB.

  • La Eurozona: 46,5%
  • Alemania: 44,7%
  • La UE de los 28: 44,9%
  • Francia: 53,5%
  • Los países nórdicos superan todos el 50%, obviamente.
  • En España: 38,6% (más de 6 puntos por debajo del conjunto de la UE).

Seguir así es renunciar a los recursos públicos y a la estabilidad presupuestaria que es la que garantiza el futuro de los servicios públicos.

Por eso el PSOE no puede, de ninguna manera, avalar unos Presupuestos que sigan recortando el Estado del Bienestar con sus servicios y prestaciones. No puede permitir unos Presupuestos que no sirvan para empezar a recuperar los derechos perdidos y a combatir, de manera decidida, contra la pobreza y la desigualdad. Unos Presupuestos que vuelvan a hacer recaer el peso de los compromisos europeos en la columna del gasto y no en la de los ingresos.

Yo quiero contar la verdad, aunque sea una verdad que no guste oír: tenemos que equipararnos en ingresos públicos a nuestro entorno, a través de una fiscalidad diferente, más justa y más solvente, o vamos a vivir permanentemente con una deuda insoportable, con el Estado del Bienestar destrozado, con una economía que no puede tener crecimiento interno y con millones de ciudadanos en la cuneta del bienestar.

Y esto es absolutamente sangrante. La decencia de un país no se mide por su PIB, se mide por cómo trata a los más vulnerables, a los más desfavorecidos.

Yo no quiero esquilmar a nadie ni acabar con los ricos de este país, lo que quiero es que la economía se entienda cómo un esfuerzo colectivo en el participamos todos y que el reparto de la riqueza se haga de manera más justa.

Y no soy un izquierdista peligroso, pero sí soy de izquierdas y quiero un socialismo del siglo XXI que no se resigne ante la derecha, que haga frente, sin complejos, al modelo neoliberal que nos está imponiendo todos sus dogmas de fe.

Y quiero un socialismo que diga a la ciudadanía a dónde quiere ir. Que tengamos claro el camino, aunque sepamos que costará ir avanzando.

De esto, y de otras muchas cosas, he hablado en la conferencia-desayuno de esta mañana. Descargar la intervención de Patxi López ante el Fórum Europa Nueva Economía

 

2017-05-11T11:18:35+00:00 03/02/2017|Blog|4 Comments

4 Comments

  1. Io 04/02/2017 at 06:13 - Reply

    Sus fríos números resultan muy incompletos. Y lo sabe. España necesita aflorar mucha de su economía sumergida y eso es más factible con una bajada de impuestos, por lo menos de ciertos impuestos y cargas actuales.
    España necesita disminuir notablemente el importante nivel de fraude fiscal que drena los ingresos públicos.
    España necesita atajar el derroche de caudales públicos que representa hoy la enorme masa de diputados de toda clase, de senadores y de altos cargos de empresas públicas y semi públicas. Una reducción del 50 % de los efectivos de todos esos colectivos, más la reducción del 50 % en los costes de todo tipo que generen los diputados y senadores que queden resultaría una medida muy saludable para las arcas públicas.
    Y otro tanto en la administración local.
    España necesita reforzar la igualdad entre todos los ciudadanos españoles, para lo cual sería bueno suprimir el régimen tributario foral de las Diputaciones vascas y de Navarra, extendiendo a esas dos Comunidades el régimen tributario común.

    ¿Hay algo de eso en su “programa”? Sospecho que NO.
    Y ello implica que su propuesta no me sirve para nada.

    Usted seguirá en la pelea, no se lo reprocho, para rebajar las posibilidades de Pedro Sánchez.
    No es un mal trabajo el que ha de desarrollar.
    Espero que tenga éxito.

  2. Angel Garrido 04/02/2017 at 13:49 - Reply

    Qué conseguiste en el País Vasco, no hiciste nada y eso que tenías de tu parte el PP que ahora odias, se te vio el plumero y ahora si llegaras algún día a Presidente en un Gobierno d España…. Dime que esperamos de ti. Ya tienes un programa mejor del que tenías en el País Vasco?

  3. Angel Garrido 04/02/2017 at 13:57 - Reply

    De todos modos prefiero de presidente del Gobierno de España Paxhi que a Sánchez y si es de Secretario del PSOE también

  4. Roberto Carlos 21/02/2017 at 00:27 - Reply

    Te parece poco atajar la lacra del terrorismo etarra en el país vasco? ó te tengo que recordar como vivíais hasta hace diez años en el país vasco? creo recordar que teníais que levantar cada baldosa del suelo por si habían puesto una bomba debajo de ella, ó mirar a vuestras espaldas por si había alguien detrás que pudiera pegaros un tiro en la nuca

Leave A Comment